“Fíjate que Juan se jubiló hace tres meses y lamentablemente acaba de fallecer”. Si esa frase te suena familiar, te invito a que sigas leyendo.

En la escuela primaria los maestros suelen pedir a sus alumnos dibujar o escribir qué quieren ser de grandes. Los pequeños se sueñan como médicos, arquitectos, bomberos, policías, etc. Cuando se llega a la preparatoria te piden relatar tu proyecto de vida e imaginas tu desarrollo profesional, adquisición de bienes, formar una familia, obtener un gran empleo, etc. Pero rara vez se nos pide reflexionar sobre la etapa de jubilación.

 

La jubilación es una etapa propicia para disfrutar la vida viajando pues aún se tiene salud, dinero y compañía.

Para los que se encuentran próximos a llegar a la cúspide de su vida, para los que se encuentran próximos a jubilarse, para los que no saben qué harán con su tiempo libre, aconsejo las siguientes actividades:

* Leer.

* Mantener una buena salud física.

* Asistir a los talleres o conferencias de mi interés, (siempre se aprende algo nuevo).

* Viajar. Pero recuerda que aquel parque de la esquina tendrá un nuevo significado ahora que te detendrás más tiempo a apreciarlo.

* Compartir mi experiencia. Con todos los amigos, compañeros e incluso con colegas.

Si eres parte de una empresa, o de alguna institución pública o privada, te invito a que acerques a pedir información sobre algún curso o taller o simplemente cualquier temática relacionada con la jubilación, no hay como escuchar a un experto del tema.

Por otro lado te recomiendo que hagas una lista con todas las actividades que quieras realizar, por muy atrevidas que sean, verás que le darás una motivación extra a la vida.

 

Por ultimo amigo lector, te recomiendo desde lo más profundo de mi corazón, que antes de jubilarte o aún después de hacerlo leas el libro: “La Tregua” de Mario Benedetti.

 

¿Requieres más información? ¿Tienes alguna duda? ¡Contáctanos!